Garantías


Garantías

Cualquier bien no consumible que Ud. adquiera, y que sea nuevo, cuenta con una garantía legal mínima de 6 meses, y un bien no consumible usado cuenta con una garantía legal mínima de 3 meses. El plazo puede ser ampliado de común acuerdo.

Consideraciones

  • Conserve siempre el certificado de garantía por el tiempo que la misma dura. Si al momento de adquirir el producto el proveedor no le entregara el certificado de garantía, reclámelo, es una obligación para ellos.
  • Si el producto debe ser trasladado a un servicio técnico, los gastos corren por cuenta de quien brinda la garantía, no los abone Ud.
  • Sepa que el vendedor, fabricante, importador, etc. deben asegurar un servicio técnico adecuado y el suministro de partes y repuestos.
  • Son solidariamente responsables del otorgamiento y cumplimiento de la garantía, los productores, importadores, distribuidores y vendedores.
  • Cuando la cosa hubiese sido reparada (durante el período de garantía) deberán entregarle una constancia de esa reparación que deberá contener el detalle de la naturaleza de la reparación, piezas reemplazadas o reparadas, fecha en que el consumidor hizo entrega de la cosa, fecha de devolución de la cosa al consumidor.
  • El tiempo que el producto esté siendo reparado debe computarse como prolongación del plazo de garantía.
  • Si la reparación no es satisfactoria, usted tiene derecho a pedir la sustitución de la cosa, o devolver la cosa a cambio de recibir el importe equivalente conforme al precio actualizado o bien obtener una quita proporcional del precio.
  • Manuales de Instrucción. Cuando los productos necesiten manuales para su funcionamiento, éstos deben estar escritos en español.

Contratos Predispuestos

Sepa que estos contratos se denominan así porque sus cláusulas son unilateralmente dispuestas por el proveedor, y el consumidor, no puede negociarlas. Si bien eso no está prohibido, y se hace cada vez más efectivo en función de la venta en masa que hoy en día se realiza, los mencionados contratos pueden contener cláusulas en detrimento de los derechos de los consumidores.

Por ejemplo son consideradas abusivas, entre otras, las cláusulas que: i) no permitan que el consumidor concrete la de baja el servicio sin antes cancelar la deuda. Lógicamente que aún dada la baja la deuda le puede ser reclamada, ii) dispongan que la acción judicial en caso de que ese contrato genere controversia es una distinta a la del domicilio del consumidor. Se prohíbe la prorroga de jurisdicción.